"La violación de Lucrecia" Ópera de Benjamín Britten interpretada por Francisco Sanchis Cortés.

FRANCISCO SANCHIS CORTÉS

 

Lo que distingue la obra de Francisco Sanchis Cortés es su gran fuerza expresiva y una personalísima manera de convertir lo intimo en escenario; su pintura nos ofrece una nueva mirada, siguiendo los postulados del impresionismo valenciano; poniendo de manifiesto además del dominio de la técnica, la sensualidad y la elegancia de la mujer mediterránea. 

Sus cuadros son escenarios de espacios iluminados; un universo poético donde representa a la mujer en sus momentos más íntimos; sabiendo resaltar su femineidad a través de pinceladas insinuantes, definiendo esa luz que bañan sus blancos vestidos, trasluciendo sus formas marcadas por una paleta clara; y una personal combinación de verdes, azules, ocres, rosas apastelados y de blancos que atenúan la cromática. 

Francisco Sanchis Cortés lleva el arte de la buena pintura en sus venas, sus recuerdos de infancia y juventud transcurre entre caballetes y pinceles, heredó la escuela de dos grandes pintores; de su padre Alfredo Sanchis Cortés gran acuarelista y de su tío González Alacreu, dos  instituciones del arte valenciano; de estos dos maestros aprendió desde muy niño a dar sus primeras pinceladas y más adelante a forjar su técnica como pintor y como excelente retratista, haciendo suyo el profundo legado de Sorolla; pero como todo buen creador, en su andar pictórico su pintura fue desembocando hacia un impresionismo de estilo propio y renovado, un impresionismo sobrio, romántico y narrativo, un estilo que distingue su obra de los demás. 

Expone desde 1995, su trayectoria expositiva se desarrolla con mucho éxito en España, Francia, USA, México, Inglaterra, Bélgica, Holanda y Alemania. Actualmente lleva varios proyectos artísticos; uno de ellos ya culminado, donde Francisco Sanchis Cortés interpreta la ópera a través de su pintura; una colección excepcional de gran intensidad perceptiva, que se convierte además en un trabajo intelectual por parte del artista al ofrecernos su visión conceptual y emocional del género operístico. Música y Pintura comparten espacio en un gran libro histórico de edición especial en el que pone de manifiesto su amor por esas dos artes y la búsqueda de nuevos lenguajes donde ahondar más sus cualidades expresivas. Francisco Sanchis Cortés logra captar esa maravillosa energía espiritual que impone la ópera, logra transmitir el drama, la emoción de sus personajes y revivir esa gran experiencia visual y sonora que renueva emociones. 

Podemos decir en definitiva, que esta bellísima colección reafirma sus virtudes pictóricas y sus fuentes de creatividad; su obra se nutre de la poesía, la música, la ilustración, la escenografía y posiblemente más adelante, del cine; al hablarnos el pintor con profundo conocimiento sobre la historia y la evolución del séptimo arte su otra pasión; y es que Francisco Sanchis Cortés siente esa necesidad de trasladar su pintura a esas distintas manifestaciones artísticas, pero sin perder sus raíces. Es la inquietud creativa de un pintor que nació artista.

 

 Judith Cuba

 

Judith Cuba Pérez- Crítica y Asesora de Arte, Gestora de Patrimonio Cultural, Experta en Obra Gráfica Contemporánea,  Comisaria de arte y Galerista.

Es ilustradora grafica, pintora, dibujante, diseñadora de moda y desarrolla la técnica del grabado. Tiene estudios de Tasación y Valoración, de Catalogación, de Gestión y Comisariado de Arte en el Instituto Superior de Arte de Madrid, Titulo de  Gestor de Patrimonio Cultural  por  Columbus International Business School  y  Diplomada en  Manifestaciones Culturales,  Museística,  Marketing de las Artes y  La Comunicación por la Universidad de Valencia.

Dirigió la Galería Artefuendetodos (Zaragoza), Llevó el Departamento de Gestión y Valoración del Grup d’Art Escolá  y la dirección de la galería de Arte Salduba en Zaragoza.